"El sistema no ha cambiado. Sigue favoreciendo a las farmacéuticas por encima de las personas".