El satélite Copernicus Sentinel-5P, operativo desde principios de 2018, está comenzando a proporcionar imágenes de alta resolución que muestran la presencia en la atmósfera de gases contaminantes invisibles para el ojo humano.



-->